La puerta ‘del’ Alcalá en Manhattan

Screen shot 2013-07-26 at 1.06.54 AMSentir ‘morriña’ es cosa de españoles, no solo de gallegos españoles, sino de españoles. Por algo en todas las américas, seas de Murcia o A Coruña, siempre serás ‘un galleguito’. Pues en esto que me encontraba yo con sentimiento de lo mío y me tropecé con la Puerta ‘del’ Alcalá

Que un español pueda perderse en Manhattan entra dentro de lo probable, pero si esto sucede hay una manual seguro que terminará con su preocupación pues, es bien sabido, que un español piensa mejor después de un buen yantar y mejor beber. Hete aquí que un servidor, por más que pudiera parecer que me dedico a otras cosas, mi ocupación principal es contar lo que le sucede a a uno mismo o a otros, y esto que les cuento es lo que me pasó.

Acostumbrado como estaba a ir a la ONU, siempre con prisas; New York imprime carácter y es fácil que como todo el mundo va corriendo, uno termina haciendo lo propio por pura imitación y, así, cuando llevas media hora corriendo entre la Quinta y la Sexta, de la ‘fortyfour’ street a la ‘fortyseven’! Te paras un segundo y te preguntas ¿Pero por qué pijo corres, si tu no tienes prisa?.

Pues eso que, entre mi medio inglés y mi poco conocimiento de la ciudad me vi a las puertas de la ONU, desmayado como el perro del Lazarillo de Tormes y con la nostalgia de meterme entre pecho y espalda algún sopicaldo de los nuestros, una platica de cabrito… Y sin conocer mas que aquellos carteles de “Macdoanld’s” y otros tipos de ‘fastfood’ que es como se llama a eso del comer mal.

Dios…que mal se lleva eso de comer mal, y ahi me tiene usted entre sentimientos de ‘morriña’ y hambre. Salí de la ONU -y, oiga, lea con atención que no lo repito- como si tuviera un radar en mi despejada cabeza, salí por la puerta de visitantes a la izquierda hasta la calle 44, caminé unos pasos, como si fuera dirección a Grand Central Station…y vi un cartel “Alcalá” (Dios ¡No puede ser!) y debajo de Alcalá una puerta y un cartel que, aunque escrito en inglés, el hambre me hizo interpretar correctamente, ‘Spanish Restaurant’.

Les juro por mi vida que casi lloro, ya podía oler -en mi imaginación- los aromas de la cocina, caldo gallego, paella, pimientos del padrón, gazpacho, gambas al ajillo… ¿Sería verdad?.

Vaya amigos, era todo eso y mas. Que gozo para el paladar y para el alma, porque esta claro que por el estómago se nos conquista y los hermanos Martínez (Jesús, Benito y Juan Carlos), con unos veinte años en los EEUU, han conquistado a la superpotencia, y lo han hecho por el estómago. Estos tres gallegos han sabido demostrar que para hacer una buena cocina española no hacer falta ser el Bully o tener el nombre de restauradores de postín y mediáticos -que está bien, no digo yo que no- pero es que la sencillez de la cocina española, bien trabajada y con una buena materia prima, como en el Restaurante Alcalá de Manhattan, necesita de pocas estrellas, sean de Michelin o de la marca de ruedas que sea.

Se llaman Martínez, son de Galicia y recriados en distintos sitios de España y del Mundo, como corresponde a buenos gallegos. Pasen y pidan, gazpacho, gambas al ajillo, estofado de ternera, sardinas a la parrilla, paella, pimientos del poquito con bacalao, jamón…

No me pidan que les diga todo lo que comí en estos días en New York, pero la pena de estar lejos de España, trabajando, pensando en mi santa madre ingresada en el hospital por una maldita caída…todo en la cabeza dando vueltas. Creo que pocos como los españoles para sentir la necesidad de estar en donde tenemos que estar, pero estando en otro sitio diferente. Yo debía estar en Murcia (España) pero estaba en Manhattan (NY) EEUU. Gracias sean dadas al buen Dios, porque estos gallegos están en todo el mundo y tras la ‘puerta del Alcalá’ uno puede sentirse cerca de España.

(a todos los que viajéis a NY, os lo recomiendo de corazon: www.alcalarestaurant@gmail.com)

Spain is the largest Olive Oil producer in the world

Olive-spanishSpain produces 250,000 tones of olive oil a year – The best Olive Oil from Spain- Smooth, Vibrant, Bold. Just like a fine wine, the varietal, climate and region determine an olive oil’s taste.

From the southern olive groves of Andalucía to the northern region of Catalonia, Spain in not only the number one olive oil producer in the world but also the most diverse, with the largest variety of unique oils that are as distinctive as nature itself. Olive oil enhances the flavor of your meals and reveals the creativity in you. And definitively, keeps you healthy!